Video Nº 2

¿CÓMO COMENZÓ ESTA INVESTIGACIÓN?

Comenzó con una experiencia de vivir en el Ser en muy alto porcentaje, claro en aquel momento no sabía exactamente lo que estaba ocurriendo, sencillamente observaba cambios en mi interior, tanto a nivel fisiológico como psicológico que daban como resultado una manera mucho más agradable de vivir.

Lo que era evidente es que era diferente a mi estado “frecuente”, no diría “normal”, porque ahora considero que vivir en el Ser es lo que verdaderamente es normal, es el auténtico estado normal.

Esta experiencia fue el origen de mi investigación acerca de estos dos estados el que había sido el “frecuente”: vivir en la mente, y el que ahora me parece el “normal”: vivir en el Ser.

Estos cambios  se presentaron de repente, de un día para otro, por lo que fue más fácil darme cuenta; y además fueron muy intensos lo que hacía que resultaran evidentes. Esto unido a mi formación como investigadora dio como resultado que me resultara sencillo presenciarlo como cuando presencio un experimento en el laboratorio. La única diferencia es que ahora el laboratorio y el experimento era yo misma.

Lo presenciaba y tomaba notas de lo observado: por ejemplo en estas notas señalo cambios a nivel fisiológico como aumenta de la vitalidad, cambios en la postura, especialmente en la curva cervical que me llevaban de una manera natural a mejorar la postura general de la columna, no es que me pareciera a mí, sino que era confirmado por personas que me veían, incluso profesionales del tema. Sentía que los pulmones se llenaban más, la digestión mejoraban, no sentía pesadez después de las comidas, eran cambios espontáneos, yo simplemente me daba cuenta de que estaba ocurriendo.

Observé que había un cambio en la manera de función aquí dentro, podríamos decir un cambio en la atención o en la conciencia.... había pasado de tener una atención bombardeada continuamente por pensamientos, pensamientos que te interrumpen, a tener una atención silenciosa, que me permitía ver con claridad lo que hacía en cada momento y lo que era preciso hacer, no había lapsus de tiempo perdidos por una utilización innecesario del modo pensar.

Por ejemplo: me di cuenta de que no tenía pereza, claro luego entendí que eso era por que no se creaban pensamientos alrededor de las acciones, la pereza aparece si “pensamos algo paralizante” respecto a una acción que precisamos hacer. Entonces, pereza cero, hacía las cosas disfrutando.

Otro ejemplo: apareció en su plenitud la cualidad de “ser ordenada”. Claro, como la atención no tenía bombardeo de pensamientos, estaba muy alerta, veía con claridad todo lo que hacía, veía con claridad la mejor opción, y no me pasaba lo de antes, dejar detrás de mi sin darme cuenta cosas fuera de su lugar. Ahora la atención era clara y el orden surgía de manera natural.

—————————————————————————————————-

- Observo que hay dos tipos de atención: La torpedeada por múltiples pensamientos a un mismo tiempo y la que ve con claridad lo que hace sin que otro pensamiento la interrumpa.

---------------------------------------------------------------------------------

Al día siguiente de que esto ocurriera, recuerdo que al despertar sentí curiosidad por ver si este estado continuaba. Miré el reloj eran las cinco de la mañana, sentía que estaba muy vital, es decir, me había despertado dos horas antes de lo normal y estaba fresca, alerta, vital. Así que me dije: pues esto sigue... y me di cuenta de que había una influencia de mi intención en que este estado se mantuviera, el hecho de mantenerme curiosa, queriendo experimentar, abierta a lo que pudiera ocurrir facilitaba este estado ... claro, porque es equivalente a “mantener la mente abierta de científico, y tener la mente abierta es contrario a vivir en la mente. Luego ya te das cuenta de que este estado iba más allá de la mente.

Poco a poco algunos síntomas fueron perdiendo intensidad y al cabo de un mes ya no era tan espectacular; la demostración de este estado parecía terminar. La gran diferencia era que ahora sabía que existía otra manera de vivir y había tomado nota de ello. Desde entonces seguí investigando y experimentando estados similares.

En estos años la investigación ha ido dando sus frutos. Ahora entiendo que ese estado era vivir desde el Ser, y el otro, el que nos parece el normal es el estado de vivir desde la mente. De ahí el título del libro: ¿En la mente o en el Ser?

 

Please follow and like us:
error

Los comentarios están cerrados.