Uno de los recuerdos más claros que tengo de mi infancia es oír frecuentemente  cosas como:  "Gema. ¿Dónde estás? ¿En la luna?". Ahora con 51 años he comprendido que estaba muy cómodo en aquellos espacios, en aquellos lugares donde estaba conmigo, conectada con mi Ser, con el placer, con la felicidad.

He recuperado la tranquilidad de vivir en el Ser a través de la meditación; es como estar en un lugar seguro, de donde toda inspiración puede surgir. Es un estado donde todo puede resolverse, donde todo puede sanar y donde nuestra energía alterada por la mente puede regenerarse una y otra vez.

La clave para alcanzar el bienestar siempre estuvo y está al alcance de los seres humanos, siempre en nuestro interior. Lo he probado, lo he comprobado, y sigo aprendiendo.

 

Please follow and like us:
error

Additional Info